Día Mundial del Agua 2019: No dejar a nadie atrás.

Este año la temática se centra en abordar la crisis del agua, por la cual millones de personas se quedan sin acceso a ella.

Día Mundial del Agua  22 de Marzo. El Agua es un derecho humano, no dejamos a nadie atrás. ¡Concentremos nuestros esfuerzos para reducir estas cifras!

  • Unos 2,1 millones de personas viven sin agua potable en sus hogares.
  • Una de cada cuatro escuelas primarias en todo el mundo carece de abastecimiento de agua potable, y los alumnos consumen agua de fuentes no protegidas o pasan sed.
  • Más de 700 niños menores de cinco años mueren todos los días de diarrea, a causa del agua insalubre o un saneamiento deficiente.
  • El 80 por ciento de las personas del mundo que tienen que usar fuentes de agua no seguras o no protegidas viven en zonas rurales.
  • En ocho de cada diez hogares de los que carecen de agua, las mujeres y niñas son las encargadas de recoger el agua.
  • Más de 800 mujeres mueren todos los días debido a complicaciones en el embarazo o en el parto.
  • 68,5 millones de personas que se han visto obligadas a huir de sus hogares tienen problemas para acceder al abastecimiento de agua potable. 

 

Para resaltar la importancia de la disponibilidad y la gestión sostenible para todos los seres humanos. Este año, la temática se centra principalmente en la lucha contra la crisis del agua y las razones por las que tantas personas no pueden disponer de acceso a ella.

Actualmente, millones de personas no tienen agua segura en su día a día: hogares, colegios, hospitales, centros de trabajo… no disponen de todo el agua potable que necesitan para sobrevivir y prosperar.

¿Por qué las personas se quedan sin agua y qué se puede hacer para acabar con esta situación?

En primer lugar, debemos asegurar que todas las personas (independientemente de su sexo, edad, religión o nacionalidad) tengan acceso a servicios de saneamiento e higiene adecuados, prestando especial atención a las necesidades de mujeres y personas en situación de vulnerabilidad.

En segundo lugar, debemos reducir la contaminación y la cantidad de aguas residuales sin tratar. El agua segura fortalece la salud pública, por lo que es muy importante para el desarrollo sostenible y para un mundo estable y próspero.

No podemos avanzar como una sociedad global mientras muchas personas viven sin agua segura.

Compartir en: Twitter Facebook LinkedIn

This website uses cookies to ensure the best user experience. By continue browsing our website you accept the use of the mentioned cookies and the acceptance of our cookie policy, for more information click on the link. ACEPTAR
Aviso de cookies